background

Base Cook empezó como un impulso, un empuje de su creador Marco Mejía hacia un cambio. Aún con un buen puesto en una multinacional y un futuro prometedor, Marco decidió renunciar a la seguridad de un trabajo fijo y empezó a buscar cómo poner en marcha algunas ideas que le retumbaban en la cabeza.

Viajó entonces a Estados Unidos para acercarse por primera vez al emprendimiento. Allí, en un ambiente académico y con la confluencia de culturas e ideas, Productos Base Cook S.A  comenzó a gestarse. Fue en ese viaje donde las aspiraciones de Marco se volvieron la idea clara y precisa de un negocio propio,  que le permitiera cumplir su sueño de ser empresario e invitar a crear una empresa sostenible, solidaria y amigable con el sector agrícola, contribuyendo a la meta de construir una Colombia mejor.

Ahora todos esos sueños tenían que encontrar la manera de hacerse tangibles, pues hay muchas ideas de negocio, pero no muchas empresas exitosas. Luego de analizar el mercado, sus necesidades y todas las posibilidades de negocio, encontró el nicho que le permitiría desempeñarse a la perfección: Los alimentos. Tocando puertas, algunas cerradas y otras entreabiertas, encontró en Famiempresas el apoyo necesario para por fin empezar a vivir su sueño de crear una línea de salsas para acompañar las comidas, pero estas tenían que ser lo suficientemente novedosas y atractivas como para captar la atención de los posibles consumidores.

Arrancar desde cero significó meterse a la cocina, experimentar con sabores exóticos y texturas nuevas, tomar clases de cocina básica, manipulación de alimentos y técnicas de conservación. Entre un proceso de ensayo y error, fue perfeccionando sus recetas y hacia mediados del 2001, donde toda esa práctica adquirida permitió el lanzamiento de una primera línea de salsas listas para el consumo, dirigidas a personas para las que la cocina es un mundo desconocido y buscan opciones fáciles para complementar una comida sencilla.

La primera línea de salsas producidas caseramente fue tan exitosa que la cocina de su casa le quedó chiquita, fueron un par de casas en Envigado y cuatro personas las que llevaron a Base Cook a volverse una empresa de alimentos contando con las más estrictas reglamentaciones de higiene. Pero los pedidos siguieron creciendo, así que con ánimos de grandeza, la fábrica se trasladó a una bodega en el municipio de La Estrella, mucho más amplia y mejor adecuada, en la que hoy en día laboran 25 empleados, con la perspectiva de crecer hasta 50.

Hoy Base Cook S.A.S es una empresa con proyección internacional y orgullosa de darle al consumidor lo que necesita y al país el apoyo que requiere.

 

 

 

 

btn contactenos